Soy un PiRADO que me acuerdo de como reír .

viernes, 21 de octubre de 2011

Él observó su triste caminar y preguntó la hora.. (evidente excusa para escuchar su voz) y supo amarla tan solo con mirarla a los ojos. No necesitó saber la hora, ni escuchar su voz para notar esa extraña sensación de desdicha. En su sonrisa leyó cada línea de sufrimiento. Su risa, una caricia a sus oídos. Al obtener su respuesta, descubrió el secreto que escondía detrás de su dulce voz, un hombre, un cobarde hombre le habría robado toda esperanza alguna de seguir el camino.. Fue entonces que se sintió obligado a confesar la travesura de usar su reloj de excusa para intercambiar palabras con tal bella mujer. La dama sonrió otra vez.
'El chocolate cura el mal de amor' dijo.. 'Mis manos secarán tus lágrimas.. y mis brazos abrigarán tu corazón' agregó. Y ví partir dos jóvenes tomados de las manos.. Dos deslumbrantes melenas oscuras fueron alejándose poco a poco, bailando al compás del viento hasta disolverse entre la multitud como pompas de jabon.. Perfumando la atmósfera con amor..



Acotación innecesaria: Que escrito tan iluso.. Ojalá alguien notara mi angustia al verme sonreír y ver que algo me pasa.. Ojalá vuelvan tus brazos a rodear los mios y calmar mi dolor.. Ojalá..

No hay comentarios:

Publicar un comentario